El día siguiente, Léa me enseñó varios lugares muy bonitos de Barcelona que lo nunca había visitado antes. Fue una de las visitas guidas más interesantes de mi viaje. Después, comimos en un restaurante con sus amigos, personas muy amables y acogedoras. Probé esqueixadas de bacallá, escalivadas y un crema catalaña, me regalé con estos platos típicos de la región.

Crema_catalana_de_huevo2escalibada_escalivada

Por fin, fuimos en las Ramplas. Es una calle donde artistas callejeros se presentan y donde pude comprar regalos por mi familia y por mí. Cuando la Rambla llega al mar, encontramos el Mirador de Colón. No señala América con el dedo sino Genova, su ciudad natal.

HPIM2503